Procedimiento


El procedimiento de colocación de los implantes dentales se realiza, generalmente, en dos etapas:
  • Primera Cirugía: tras estudiar y planificar el caso, mediante pruebas diagnósticas necesarias (radiografías, etc.), el odontólogo coloca el número de implantes necesarios en el hueso maxilar, en el interior de la encía. Para evitar molestias, se utiliza sedación por vía endovenosa y anestesia local o regional. En 24hs. el paciente puede reanudar sus actividades normalmente mientras espera que el implante se una al hueso, proceso que puede demorar de algunas semanas a varios meses. Durante este tiempo se pueden utilizar coronas, puentes o dentaduras provisionales.
  • Segunda Cirugía: Una vez completado el proceso de cicatrización, se conecta el pilar o soporte a cada implante, de nuevo con anestésia local y tras abrir la encía. El pilar es la pieza intermedia a la que se fijarán luego los dientes. Tras colocar los pilares, se cubren con una capa protectora o apósito que ayudará a cicatrizar la encía y a disminuir las molestias. Algunos días después, el odontólogo tomará una impresión de la boca y podrá diseñar la corona, puente o dentadura completa para una posterior instalación de los dientes definitivos sobre los pilares.

Esta es la técnica convencional (en dos fases), pero son posibles otras opciones, en función de las características individuales de cada paciente:
  • Implante inmediato: el procedimiento consiste en la extracción del diente y en la colocación del implante en el mismo momento.
  • Implantes de carga inmediata: con esta tecnica se colocan en el mismo día los implantes y las prótesis. Para este tipo de procedimientos es indispensable que las condiciones óseas del paciente sean optimas.
Actualizado: 10/05/2007

© | Sitio desarrollado por PostelNet.